Av. Arequipa 5198, Lima - Perú
Close
Centro Cultural Ccori Wasi Av. Arequipa 5198

¿Caíste?

¡Caíste, caíste, caíste! …escuchas a tu hermano mayor o a tu amigo quien minutos antes te hizo caer en la trampa con una broma pesada. No te queda otra más que aceptar que te agarraron de tonto(a); pones cara de: “ya vas a ver, me las pagarás”.
En esos momentos, por más que es una payasada, un poco de “piconería santa” salta en tu rostro y en nuestro inconsciente pensamos: ¡cómo no me di cuenta!

1 Corintios 10:12
“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

¿Por qué caíste? Seré más directo con esta segunda pregunta: ¿por qué caíste en pecado? Yo sé que te lo preguntaste luego de darte cuenta que fallaste. El típico remordimiento comienza a pasar por tu mente, te duele el alma, te sientes sucio(a), torpe, indigno de poder orar. Antes de caer, todo estaba bien con Dios: orabas, usabas tu biblia, sentías que flotabas cuando caminabas… Pero al parecer te confiaste o pensaste que podías tomar unas vacaciones con Dios, que luego volverías y sería como si nada… ¿no? Pero luego te preguntas: ¡cómo no me di cuenta!

Apocalipsis 12:10
¨porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.¨

Al igual que en una broma pesada, el diablo y sus secuaces nos acusan. Es el típico tormento que nos dice: ¡Uy, qué mal! ¡Dios acaba de borrar tu nombre del libro! ¡Renuncia, no eres digno! Te sientes como un preso que entra a la cárcel repetitivas veces y, cada vez que entra, el policía le dice: ¿otra vez por acá? Así, exactamente así te sientes, un fracasado espiritual, un reo caserito del pecado. Déjame decirte que estar sintiéndote (pongámoslo así): “pecador”. Es una de las sensaciones más feas que uno puede tener. ¿Te sientes o alguna vez te sentiste así?

1 Juan 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

Imagínate que estás en tu juicio, el buffet de abogados del infierno tiene pruebas en tu contra, la sala está en silencio y cuando parece que serás condenado, Jesús entra por la puerta diciendo:
¡Un momento! Fuere cual fuere su pecado, yo ya lo pagué. De pronto se acerca al juez y le muestra sus manos… aun es notoria la marca de los clavos.

Quizá ayer, hace un mes o años, un pecado hizo que te alejes de Dios. Te hago una pregunta:
¿te sientes mal?, ¿te duele el recordarlo? O quizá sientes todo lo que antes escribimos… Bueno, entonces tienes los síntomas correctos de estar arrepentido, significa que sí te importa Dios, que has entendido lo doloroso que es alejarte. ¿por qué no hablas con Él?, ¿por qué no le pides perdón? Si estás arrepentido, ¡arrepiéntete! La mejor venganza que puedes darle al diablo es levantarte de la caída, tomar tu cruz y seguir…

Efesios 1:7
En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.

Pastor Sebastián Alencastre

EnglishSpanish