Av. Arequipa 5198, Lima - Perú
Close
Centro Cultural Ccori Wasi Av. Arequipa 5198

Camas de hospitales

La música popular tiene una canción que ha sido un éxito desde hace muchos años y la letra para el protagonista es triste por el abandono en el cual se siente en la cama de un hospital. La canción se llama “la cama vacía” de Oscar Agudelo. Su letra dice así:

“En un tétrico hospital donde me hallaba internado casi agónico y rodeado de un silencio sepulcral, con su ternura habitual, la que siempre demostró….” En esa soledad le manda una carta a un amigo que dice así “….no puedo decirte que estoy mejor, yo mismo soy un esqueleto que a mí mismo de da horror….la carta es para decirte que si puedes algún día ven a hacerme compañía vos que tanto me quisiste…de tantos amigos míos, ninguno ha venido a verme”

Las camas aunque no sean de hospital pero que alberguen a un enfermo causan tristeza porque además la compañía desaparece y la soledad se profundiza. Lo que indudablemente no sabía este enfermo es que hay una compañía mejor que la de un amigo, porque en esos momentos no hay amigos. El que nunca nos abandona es nuestro amado Jesús, quien siempre está cuando los hombres fallan y cuando necesitamos de ese abrigo especial que solo Él puede dar. Aunque no lo veas, Él está ahí junto a ti. Aunque no lo puedas oír, Él te está enviando mensajes de consuelo y poder, porque desde la época de Isaías se dio la promesa de que por sus llagas seríamos curados y muchos siglos después se está cumpliendo esta promesa y por ello Jesús fue a la cruz, para que nosotros pudiéramos ser sanados de nuestras enfermedades.

Isaías 53: 4-5
Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Jorge y Mariella Santos

EnglishSpanish