Av. Arequipa 5198, Lima - Perú
Close
Centro Cultural Ccori Wasi Av. Arequipa 5198

Corazones endurecidos

Cuando celebramos un matrimonio y observamos la cara de felicidad de cada uno de los contrayentes, todo imaginamos menos que en un corto tiempo quieran herirse constantemente o tratarse con tal indiferencia que ni siquiera los enemigos lo lograrían. Que pasa en ese corto tiempo entre la luna de miel y aquella enemistad que ha resultado entren ellos? Dos cosas. La primera que no han cumplido con la recomendación del apóstol Pablo.

Efesios 4:26
“Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.” 

Siempre debemos ir a la cama contentos arreglando nuestras diferencias para poder dormir cara con cara. Lo segundo es que no se han acercado en las diferencias. Los casados son diferentes en todo empezando por el género y nunca será iguales, pero lo que quiere el Señor es que se acerquen en las diferencias, cediendo cada uno dándole gusto al ser que ama.

Las consecuencias de esta situación es que los corazones se endurecen y parece que no hay visión de parte de Dios. Solo se ve la visión humana, o sea solo una parte de la imagen. Cuando se reconoce que la única solución está en las manos de Dios y se ora al Todopoderoso se restablece completamente la imagen, y los corazones se ennoblecen; vuelve la esperanza y El restaurará de nuevo todo lo que se ha perdido. La habilidad de Dios para restaurar lo que se ha perdido es inconmensurable pues así lo prometió en Juan 10:10

Juan 10:10
“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”  

¡Este es el momento en el cual el Señor comienza a actuar y a restituír todo lo perdido!

Joel 2:25
Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.

Jorge y Mariella Santos

 

EnglishSpanish