Av. Arequipa 5198, Lima - Perú
Close
Centro Cultural Ccori Wasi Av. Arequipa 5198

El héroe incompleto en la zarza

Estando frente a la zarza, Moisés recibe el llamado de Dios, y al darse cuenta que la misión es demasiado difícil, despeja sus dudas e inseguridades con preguntas que son respondidas por Dios. El Señor escucha y para todo le da una solución:
Para su inseguridad, le da el respaldo divino; para que sepa qué hacer, traza un camino en su mapa celestial; para su autoestima, le da autoridad. ¡Dios ha pensado en todo! Y se lo hace saber a Moisés para que no dude. ¡Ahora estará listo para hablar delante del rey!
Pero hay una última duda, quizá Moisés la había dejado para el final, pero era el momento de decirlo. Él le recuerda a Dios que es tartamudo, no puede hablar bien, el don de elocuencia es su necesidad, pero para Dios no es imposible: está dispuesto a darle la voz misma de un político o de un locutor de radio.

Éxodo 4:11
11 —¿Y quién le puso la boca al hombre? —le respondió el Señor—. ¿Acaso no soy yo, el Señor, quien lo hace sordo o mudo, quien le da la vista o se la quita? 12 Anda, ponte en marcha, que yo te ayudaré a hablar y te diré lo que debas decir. 

Pero mira lo que Moisés responde:

13 —Señor —insistió Moisés—, te ruego que envíes a alguna otra persona. 

¡@%$*&):”#$@%&**(@!
Los ángeles acaban de tener un plop celestial. ¡No pueden creer lo que escuchan! es algo totalmente sacado de una historieta cómica, ¿acaso existe un hombre que pierda semejante oportunidad?
¡Moisés acaba de perder la gran oportunidad de ser un héroe completo!
Él tenía el llamado, la unción, el coraje, el arma (la vara), la seguridad y autoridad para ser el hombre que liberte a una nación, pero había algo que lo hacía incompleto… ¡era tartamudo! ¡No podía hablar bien!
Es como si Superman no volara o Hulk no tuviera fuerza. Moisés acaba de convertirse en un héroe incompleto, POR SU INCREDULIDAD Y FALTA DE FE.
Por ello Dios llama a un segundo hombre para que lo acompañe, su nombre es Aarón y él será el micrófono de Dios.

(Esta historia está en la biblia, léela: éxodo cap 3 y 4)

¿Cuántas veces hemos dejado una oportunidad divina por nuestra duda e incredulidad? Moisés fue usado en gran manera, sí, pero necesitó de alguien más, Dios tuvo que poner a alguien más. Aunque acababa de ver una zarza arder y escuchar directamente la voz de Dios, él todavía estaba mirando hacia sí mismo y lo que podía o no hacer. Por eso dudó.

Probablemente Dios te está llamando hoy, pero todavía te miras y ves tus imperfecciones, dudas y das un paso atrás… ¡NO! Créele al Señor. Sabes, él te conoce más que tú mismo, entonces sabe hasta imperfecciones que ni siquiera quizá te has dado cuenta, pero aun así, te está llamando y está dispuesto a usarte. Él no ve ninguna limitación, ¿por qué la pones tú? Si sientes que algo te falta, confía en que Dios irá proveyendo, moldeando, enseñándote… pero da ese paso de fe hoy. Sin excusas. Ya es el tiempo.

Pastor Sebastián Alencastre

EnglishSpanish