Av. Arequipa 5198, Lima - Perú
Close
Centro Cultural Ccori Wasi Av. Arequipa 5198

Promesas

Deuteronomio 1:1-8

Moises hace recordar a Israel la promesa que Dios les había dado, ellos tenían mucho tiempo dando vueltas en el desierto y era necesario que se les trajera a memoria nuevamente de tomar la tierra que el juro a sus antepasados. Al parecer estaban tan cómodos en el lugar donde estaban. No te ha pasado muchas veces en que te has visto dando vueltas en el mismo lugar pasan días, meses, años y sigues en la misma situación y vas olvidando el propósito por el cual Dios te trajo aquí en la tierra. Tu vida se va secando y no hay sueños por que te has acomodado tan bien en el lugar donde te encuentras.
Moises se tuvo que levantar y decirle a Israel lo que Dios había ordenado para que ellos entendieran que tenían que salir del lugar de donde estaban.

Deuteronomio 1:6-7
Cuando estábamos en Horeb, el Señor nuestro Dios nos ordenó: “Ustedes han permanecido ya demasiado tiempo en este monte. 7 Pónganse en marcha y diríjanse a la región montañosa de los amorreos y a todas las zonas vecinas: el Arabá, las montañas, las llanuras occidentales, el Néguev y la costa, hasta la tierra de los cananeos, el Líbano y el gran río, el Éufrates.

Dios no quiere que te quedes donde estas, es necesario subir a un nuevo nivel, tomar el lugar que Dios te ha dado como su hijo, Israel era su pueblo y tu eres su hijo. Deuteronomio 1:8 es la promesa que Dios tiene para ti.

Deuteronomio 1:8
Yo les he entregado esta tierra; ¡adelante, tomen posesión de ella!” El Señor juró que se la daría a los antepasados de ustedes, es decir, a Abraham, Isaac y Jacob, y a sus descendientes.

¡ADELANTE TOMEN POSESION DE ELLA! Es tiempo de salir del desierto de la aflicción, del desierto de la comparación, del desierto de la escasez, del desierto de la depresión, ¿Qué desierto estas pasando tú que no te deja ir más allá ? Quizá piensas que no te mereces lo que Dios te está otorgando por tu pasado. ¿Sabes? el pueblo de Israel era amado por Dios pero no era perfecto. Siempre vivía quejándose, murmurando, viviendo del pasado por que traían a memoria de como vivían en Egipto, pero el amor de Dios nunca se agotó hacia ellos, ni lo hará contigo. ÉL TE AMA y no ha dejado de soñar contigo. Él anhela que tu tomes lo que él ya te ha dado por herencia, tu tierra prometida son tus sueños, los planes por la cual Dios te trajo aquí .

Deuteronomio 1:11
¡Que el Señor, el Dios de sus antepasados, los multiplique mil veces más, y los bendiga tal como lo prometió!

Marizza Espíritu

EnglishSpanish